Reflexionando con humor

Mujeres del mundo, esta entrada va por ustedes! Y es que ser madre es como torear pero sin reconocimiento alguno. El otro día escuché en la radio a un psicólogo que hablaba sobre la maternidad, en especial sobre el embarazo y cómo nuestra vida pasa a convertirse en patrimonio de la humanidad cuando comunicas que estás esperando un bebé.


Contaba cómo a partir de ese momento empiezan a surgir una serie de conversaciones absurdas a tu alrededor, que de no estar embarazada, jamás habrías tenido con nadie. Lo estábais buscando? Os ha costado mucho? Jajajaj de pronto la frecuencia de tu actividad sexual se convierte en un tema cotidiano, hasta la tía segunda de tu padre, de 80 años que jamás dio a su marido la mano en público, puede preguntarte por esto. (Ésta y otras reflexiones podéis encontrarlas en el programa Hoy por Hoy de la Cadena Ser).



Y es sólo el principio de un largo etcétera de situaciones surrealistas y conversaciones extrañas donde además tú, madre de la criatura y sufridora en primera persona de todo, eres el último mono. Las madres estamos en el top ten de la gente juzgada.


En general la maternidad es un tema que daría para hablar horas y horas, permite pasar de la indignación a la emoción o la ternura en una misma frase. Es una etapa de muchos sentimientos encontrados, revolución hormonal, un ser pequeñín que depende totalmente de nosotros las 24 horas del día, el cuerpo pasa de cero a cien y de cien a... 87 en unos meses... Y mientras todo esto ocurre, a tu alrededor la gente va opinando sobre ti y tu hijo y juzgando tu manera de actuar


 Muchos cambios en poco tiempo, y mucho tiempo para pensar, en nosotras, en ellos, en la vida... Lo estaré haciendo bien? En la maternidad no existen verdades absolutas, hay tantas maneras de hacer las cosas como clases de hijos y de madres o padres. Pero esta conclusión no se puede enseñar, solo se puede aprender por la propia experiencia.




Sea como sea, la maternidad hay que tomársela con humor, tanto la nuestra como la de los demás en caso de no tener hijos. Porque la vida está para disfrutarla y no para amargarla, porque con el tiempo te das cuenta de que todo merece la pena cuando un niño te sonríe o te abraza, aunque no sea tuyo, porque una casa con niños, es un hogar lleno de vida...



Y de trastos!!...




Me voy a ver si lleno de vida la casa de los abuelos y descanso este fin de semana ;)

fotos: Sara González Carrasco



Habéis pasado por ese interesante momento? o sois de las brujas que critican? jajajaa sin complejos, hubo un tiempo en el que yo también fui de las segundas...


Que tengáis buen día!

3 comentarios:

  1. Hay sara... no sabes hasta que punto te entiendo...Y felicidades por tomartelo con humor!!! Creo que es la mejor manera de disfrutarlo!! ♥♥

    ResponderEliminar
  2. Si queremos sobrevivir no hay otro modo jajajaa al final todo en la vida se lleva mejor con humor;)

    ResponderEliminar

Cuéntame

 

PREMIOS

Encuéntrame en...

SUSCRÍBETE

¿Quieres ser la primera en conocer la nueva web que estamos preparando? Suscríbete y entérate de todo lo que está a punto de llegar.

* indicates required

Social Media Management Tools

SÍGUEME!

Sígueme en Instagram Sígueme en Pinterest Sígueme en Facebook Sígueme en Bloglovin Sígueme en Flickr