Tengo tanto que contar...

Últimamente pienso mucho, podría decir que, desde que tengo el blog mi mente se ha activado y toda su maquinaria se ha puesto a funcionar a un ritmo casi incontrolable. Constantemente reflexiono sobre la vida, sobre mi vida, mis sueños, mi realidad y el espacio que ocupa la gente que quiero en ellos.



Una de las cosas en las que he pensado es en la maternidad (qué raro con dos hijos pensar en eso jajajaja). Siempre se cuentan las cosas malas, el estrés que generan, la multiactividad a la que te someten... Lo duro que se hace el día a día cuando trabajas y tienes hijos



Rara vez se habla de la parte romántica de tener hijos, desde la sensación única de sentirlos dentro de ti, la emoción de la primera vez que te mira a los ojos, la primera sonrisa, las primeras palabras, los primeros pasos... Tener alguien que sonríe siempre al despertarse, te da besos y abrazos en el momento más inesperado, te hacen sentir el centro del su universo...


Pero el otro día una señora me dijo algo que me dejó muy pensativa: "disfruta ahora que ya nunca volverá a ser lo mismo! Mis hijos son mayores y tengo buena relación pero lo que tienes ahora nunca lo volverás a tener." Ese "nunca" retumbó en mis oídos, dejando instalado en mi cabeza una especie de eco "nunca, nunca, nunca...". 



La maternidad no es apta para gente egoísta, requiere un enorme sacrificio y dedicación, que sin duda merece la pena pero... Qué pasa después, qué pasa cuando crecen y ya no te necesitan; sé que llegará un momento donde dejaré de ser fuente de inspiración o ejemplo a seguir, sé que llegará el día en el que se guíe por sus propias ideas y principios, el día en el que se independice y haga su vida y así tendrá que ser. Pero... La idea de querer a alguien por encima de ti mismo, sabiendo que esa relación, tal y como es ahora, tiene fecha de caducidad... uf! da escalofríos, no?

Y aquí viene la gran pregunta, dejas todo por estar lo máximo posible con ellos, o mantienes tu parcela aunque eso suponga reducir el tiempo compartido? Cuando sabes que algo no es ilimitado, lo exprimes o lo incluyes con normalidad en tus rutinas y lo que dure duró?


Feliz día!!

2 comentarios:

  1. Supongo que tenemos días., a veces te apetece jugar y disfrutar mucho de tus hijos y es cierto que crece muy rápido pero otras...se los regalarías al primero que pasara por la calle jajajaja...Beita

    ResponderEliminar

Cuéntame

 

PREMIOS

Encuéntrame en...

SUSCRÍBETE

¿Quieres ser la primera en conocer la nueva web que estamos preparando? Suscríbete y entérate de todo lo que está a punto de llegar.

* indicates required

Social Media Management Tools

SÍGUEME!

Sígueme en Instagram Sígueme en Pinterest Sígueme en Facebook Sígueme en Bloglovin Sígueme en Flickr